Tres ejes para lograr operaciones eficientes

Tres ejes para lograr operaciones eficientes

Tres ejes para lograr operaciones eficientes

Ricardo Catelli, director de Global Lean, observa los tres pivotes para el desarrollo de operaciones eficientes dentro de la cadena de suministro -personas formadas, procesos robustos y tecnología aplicada- y la movilidad como driver. Además, se refiere a la metodología Lean y a la actividad consultiva en el sector logístico.

¿Cuáles son los ejes para el desarrollo de operaciones eficientes?

Hay tres pivotes importantes que permiten la  gestión de una operación eficiente: las personas, los procesos y la tecnología. Necesitamos personas formadas y capacitadas para atender procesos robustos y estandarizados, y, a su vez, tecnología que sirva de medio para automatizar y simplificar los procesos.

¿Cuál de estos ejes debe ser atendido en una primera instancia?

Es fundamental mantener un equilibrio. Pero en primer lugar, debemos garantizar procesos claros, definidos y con responsabilidades establecidas. ¿Por qué? Porque si desarrollamos excelentes procesos, personas con capacidades promedio podrán ejecutarlos. Eso no quiere decir que no pensemos en la excelencia de las personas. Pero la excelencia de las personas puede ser subjetiva; no así un proceso. Una vez que tenemos un proceso robusto y las personas están formadas para atenderlo, aplicamos tecnología para simplificarlo.

Uno de los principales problemas que encontramos en logística y en supply chain es el siguiente: tendemos a aplicar tecnología porque entendemos que automáticamente robustecerá los procesos, y porque consideramos que es lo más “sencillo” de adquirir. Sin embargo, usualmente entorpecemos los procesos y, en ocasiones, generamos un incremento en el número de recursos humanos que necesitamos. El proceso más complejo consiste en formar y trabajar en equipo, ya que exige un gran componente de liderazgo en los managers.

¿La movilidad juga como driver para el desarrollo de la supply chain? ¿Por qué?

La movilidad está presente en nuestras vidas. Somos dependientes de los smartphones y llevamos las oficinas detrás de nosotros. No podría decir si esto es positivo o negativo, pero su masividad no depende solamente de nosotros, sino de una sociedad que evoluciona. Esta disrupción tecnológica conlleva un aumento en la velocidad con la que nos comunicamos y necesitamos responder.

Hoy, es importante soportar procesos en un contexto de movilidad, en el que se fomenta la eliminación de papel, y para lo que disponemos de la tecnología suficiente. El desarrollo de aplicaciones sencillas y económicas también nos permite soportar procesos de control de calidad, verificación documental y escaneo, entre otras cosas, en equipos como teléfonos inteligentes o tabletas. Para alcanzar la eficiencia, también resulta esencial que la información esté disponible en tiempo real para todo el personal involucrado.

¿El Lean es una tendencia? ¿Cuáles son sus orígenes?

La filosofía Lean nace de la mano de Toyota, ligada al manufacturing, luego de la Segunda Guerra Mundial. En ese entonces, Japón tenía muchas necesidades y pocos recursos. Tuvo que resurgir con muy pocas materias primas y competir con los mercados más avanzados. Finalmente, la automotriz le quitó cuotas de mercado a General Motors y a otros fabricantes norteamericanos.

Hoy, Europa es un pivote de crecimiento. Dejó de ser un ícono de riquezas y tuvo que trabajar para competir en un mercado global. Esto está haciendo que Lean se vuelva una tendencia necesaria.

En este marco, la pregunta que me hago es la siguiente: ¿Por qué hablamos de Lean y no de otras tendencias o metodologías  de mejora continua? Porque Lean ofrece soluciones transversales, muy fáciles y que ofrecen resultados con muy baja inversión. Un gran componente de la metodología es las personas.

¿A qué se debe el boom actual de Lean? Las personas fueron descubriendo la metodología y ante la necesidad de competir, la aplicaron. Es muy potente y se está introduciendo cada vez más en los mercados y en los sectores en donde la competitividad es cada vez más feroz. Las compañías deben adaptarse a los clientes con agilidad y velocidad, y deben contener los costes, para facilitar precios de venta más competitivos.

¿Cómo ve la actividad consultiva en el sector logístico?

Como todo en este mundo, la consultoría está sufriendo cambios importantes. Trabajamos con España, Portugal e Italia, principalmente, y tenemos también clientes en Francia. Percibimos que el concepto de apoyo a través de las actividades formativas consultivas está aumentando, y en el sector logístico, por encima de otros procesos de negocios de las empresas.

Entonces, está claro que está cambiando. Pero ¿cómo? El consultor debe “mentorizar” y coachear a los equipos y a las personas. Debemos “bajar a la práctica”  los conceptos que antes exponíamos en presentaciones de Powerpoint. Las actividades van desde el diseño hasta la implementación y la explotación de la mejora consultiva.

Además, tras la crisis en España, muchas personas con experiencia directiva quedaron desempleadas y se abocaron a la consultoría. La consultoría necesita el componente de haber vivido la empresa, pero también el de poder transmitir y mejorar los procesos.

¿Cuál es su reflexión sobre estos puntos?

Las empresas y los directivos tenemos que pensar en la formación y en el crecimiento de las personas, y entender que son el pivote y un factor esencial de las empresas. No debemos sostener esta frase como eslogan, sino cuidar a los equipos.

Para ser responsables y obtener mejoras, debemos partir de un primer paso: tener claro cuáles son los procesos y las tareas que estos involucran. El mundo 4.0 es una realidad; quien no piense bajo ese formato, muy pronto, deberá afrontar problemas profesionales y empresariales.

Ricardo Catelli

Director General de Global Lean S.L., fue antes Director de Innovación y Apoyo Logístico a Empresas y también Gerente General de la Fundación ICIL. Antes se desempeñó en cargos directivos en compañías de España, Venezuela y Portugal.

También es profesor en la Universidad Politécnica de Madrid, programa Master  MDSIC (Dirección de Sistemas de Información y Comunicaciones) y MBA (Administración y Dirección de Empresas); también en Área de Formación de la Fundación ICIL en los  programas Master de Logísticas Integral, Compras y Aprovisionamiento y Operadores Logísticos y Empresas de Transporte.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.